Semana 2: Medita cada día
febrero 15, 2019
0

La práctica meditativa te ayuda a ir paulatinamente cambiando tu percepción del mundo, aportándote paz y serenidad interior. En la medida en la que practiques y seas constante, podrás ir observando como tu vida empieza a cambiar y como te sientes mucho mejor contigo mismo y con los demás.

Para la práctica meditativa tendremos en cuenta:
• Buscar un entorno silencioso y tranquilo donde no seamos molestados.
• Reservar un tiempo en nuestra agenda: puede ser por la mañana temprano o al final de la jornada.
• Adoptar una postura digna: La espalda recta, pero sin forzar, los pies apoyados en el suelo (si estamos en una silla), las manos descansando en el regazo.

EJERCICIO:

Adoptamos la postura de meditación y comenzamos observando nuestra respiración. Inhalamos y exhalamos por la nariz. Centramos toda nuestra atención en la respiración. Cuando aparezcan pensamientos, amablemente volvemos a posar la conciencia en la respiración, una y otra vez, mientras dure la práctica. La respiración es el “ancla” que nos trae al momento presente.

Permanecemos durante unos minutos haciendo el ejercicio y cuando acabemos hacemos unas respiraciones profundas, movilizamos lentamente el cuerpo y cuando estemos listos, podemos abrir los ojos.